30 may. 2013

Lo que llevamos en la cabeza

INSTRUCCIONES DE USO: [Haz click en cada una de las fotos]

Composición fotográfica. cuadro de paisaje sobre el que hay pinceladas de pintura. Detalle de la cara de una joven. Y vista de los pies. Composición fotográfica. Mirada al cielo de unos árboles tropicales. Detalle de la chaqueta de una chica. Mirada de los pies con un pero mirando hacia la cámara.

Composición fotográfica. Mirada área de edicicios. Detalle del jersey de una chica que parece hecho de césped. Bolso y pies de una mujer.   Composición fotográfica. Una sandía con las pepitas sacadas. Detalle de la chaqueta de una mujer con rosas superpuestas. Detalle del final del pantalón con flores estampadas y los tacones.

            Composición fotográfica. Palomas grises volando. Detalle de una mujer. Detalle de la falda y pulsera de una mujer.   Composición fotográfica. Imagen de una mujer con una blusa blanca tocándose el pelo. Detalle del vestido de una mujer. Tacones. 

Composiciones hechas con fotos de statementshoes y masquemoda

29 may. 2013

Animales colectivos

   

-¿Has visto a la novia de *****? Está ahí, es muy mona.
- Sí, ya me lo han dicho, pero a mi no me lo parece.
- Tía… para lo que es él es mona.
- No sé, a mi no me parece mona.
- Laura, es bastante mona para lo que es él.
- No sé, no me parece que una persona sea algo dependiendo de con quien esté. 

17 may. 2013

Pon un Excel en tu vida

No es lo mismo agendar que planificar, quizás algún día me de por explicároslo, pero ahora me da pereza. 

El lunes me di cuenta de algo. Me di cuenta de que nunca había planificado nada en mi vida. Esta frase que acabo de decir salió de mi boca y tras un -"no me digas eso."- de otra persona, me di cuenta de que era verdad y nunca me había dado cuenta hasta ahora. 

¡Qué fuerte! ¿No crees? Toda una vida sin planificar nada, qué caos jajaja 


Hace ya varios meses vi esta peli que tenía en mi lista de "pendientes" desde hace un año. Pero que como nunca había planificado la dejé para más adelante. Hasta que llegó el día.

Y verla fue como "ni fu ni fa". Me recordaba a esos días que todos tenemos en los que al terminar piensas irónicamente "qué productivo todo."

Ahora entiendo porqué hay muchas, muchísimas, veces que no hago todo lo que tengo en la cabeza como "pendiente". Porque empiezo todo pero no acabo del todo nada. Porque me puedo tirar horas hablando como las persianas, a veces incluso sin tener ganas, pero sin dejar de hacerlo. Porque hay veces que salgo de casa 10min antes de la hora que he quedado sabiendo que tenía que haber salido 40min antes. -NO PLANIFICO LAS COSAS-

(Tengo que decir que mi madre ya me lo había dicho como 9258899175 veces durante mis 1369861 años de vida pero ya se sabe, a las madres no se les suele hacer siempre todo el caso que se debería)

Y esto me ha dado un idea. V
oy a incluir una nueva temática de posts llamado "listas de cosas guays". Serán ideas que se me ocurran y/o encuentre para que, si os apetece, llevéis a cabo. 

Voy a seguir siendo fiel a mis listas de "cosas pendientes". Aunque esta vez intentando seguir una estrategia. 


letra de la canción Friday I'm In Love de The Cure

.Hojas de cálculo bienvenidas. 
.Pon un Excel en tu vida.

14 may. 2013

Juguemos con la comida

Una de las cosas que más le suele gustar a los niños pequeños es jugar con la comida. Por eso hoy os traigo una forma de sorprenderlos.

Heidi Maria es una chica de Texas que crea comida con fieltro para que los niños jueguen con ella. A pesar de que algunos de sus diseños se asemejan mucho a la realidad, llegados a este punto puede parecer algo normal. Pero Bees Felt Market, como ha denominado a su marca, es algo más que eso.

plato de ensalada hecha hecha con fieltro
 photo © Bees Felt Market
Kebab hecho con fieltro
 photo © Bees Felt Market
trozos de fruta hechos con fieltro
 photo © Bees Felt Market
perrito caliente hecho con fieltro
 photo © Bees Felt Market
bolsa de nuggets hechos con fieltro
photo © Bees Felt Market

Todos los productos son confeccionados a mano. Y el fieltro que utiliza para crear sus diseños está hecho 100% con botellas de plástico reciclado. Ya que su objetivo es reducir la gran cantidad de botellas de plástico que ocupan diariamente los vertederos de su ciudad. 

plátano pelado hecho con fieltro
 photo © Bees Felt Market
fresas hechas con fieltro
 photo © Bees Felt Market
pizza hecha con fieltro
 photo © Bees Felt Market
trozos de pizza con sus correspondientes ingredientes hechos en fieltro
 photo © Bees Felt Market

Para los productos que requieren de relleno se utiliza poliéster 100% manteniendo así su filosofía del reciclaje de plástico.

desayuno amrericano hecho con fieltro
 photo © Bees Felt Market
bolsa de la compra con fruta dentro todo hecho con fieltro
 photo © Bees Felt Market

Si tenéis que hacer un regalo original para niños creo esta es una buena opción. Aunque el precio por mandarlo a Europa asciende un poco más que dentro de EE.UU. 

Aquí podéis ver más podelos, consultar precios y condiciones. Y aquí su página de Facebook.

imitación de pasta hecha con fieltro
 photo © Bees Felt Market
imitación de verduras hecha con fieltro
photo © Bees Felt Market
imitación de bolsa de patatas y sandwich hechos con fieltro
photo © Bees Felt Market
imitación de paquete de palomitas de maíz hecho con fieltro
 photo © Bees Felt Market
imitación de paquetes de snacks hechos con fieltro
 photo © Bees Felt Market

imitación de dulces hechos con fieltro
 photo © Bees Felt Market


imitación de verduras hechas con fieltro
photo © Bees Felt Market

12 may. 2013

12/05/2013

¡Hola hola!

Hoy os traigo tres vídeos. Los dos últimos los tenía guardados para futuros posts porque me gustaban pero no sabía muy bien con qué relacionarlos. Y el primero lo acabo de descubrir.

Tienen en común la idea de que la creatividad no viene de las cosas extraordinarias sino de ver lo ordinario con otra perspectiva. Por eso todos podemos ser creativos si así nos lo proponemos.

Me ha recordado los momentos que pasaba de pequeña maquinando con qué hacer de las mías. Recopilando cosas que "ya no servían" para pensar qué hacer con ellas. 

Todas las veces que cuando íbamos a un bar y alguien pedía un botellín yo le decía al camarero "¡no tires la chapa!". Y las bolsas de chapas que me guardaban algunos de ellos tras ver con la ilusión con la que contaba lo que quería hacer con ellas.

Las bolsas llenas de conchas tras volver de la playa, las pipas de las chirimoyas, y las semillas que cogía de los parques. 

Y las tardes en las que mi padre me taladraba todos esos cachivaches que yo guardaba, para poder hacer pulseras, pendientes, collares, móviles, marcos de fotos, decorar envases ya vacíos, etc.







9 may. 2013

La pérdida de la inocencia

'A mediados de los 60 empieza "la pérdida de la inocencia" en el mundo de la música. Lo que significa adaptarse al mercado, donde las discográficas tienen más importancia que los propios músicos e incluso se empiezan a prefabricar grupos. El inicio de darse cuenta que hay mucho dinero de por medio y es una forma de adaptarse al mercado.'

Parafraseando mis apuntes de Publicidad, Cultura de Masas e Industrias Culturales empiezo este post. Nada más escribir esto cogí corriendo mi libreta y lo volví a copiar. Porque me había dado cuenta de que no había perdido la inocencia. Que no hago las cosas buscando un fin más allá que porque me apetece o siento que debo hacerlo. <La pérdida de la inocencia> me repetía mentalmente.

Desde pequeña escribo cartas a mi "yo del futuro" para recordar cuáles eran mis creencias pasadas y poder compararlas con las presentes. Y de lo que más escribía era precisamente de esto. Que era horrible hacerse mayor porque se perdía la concepción altruista al hacer las cosas. Y recalcaba que yo no quería ser una persona mayor así.

El profesor prosiguió con la lección añadiendo "lo bueno de esto es la profesionalización del sector."

Y tras esto me di cuenta de que tenía razón porque cuando un hobby se convierte en tu trabajo te tienes que volver más serio. Establecer normas y horarios. 

Pensé en los Beatles y recaí que no todo profesional tiene que haber perdido la inocencia. Que hay mucha gente con éxito que hace lo que quiere disfruta lo que hace. Que adapta horarios, afronta desafíos, asume sacrificios, pero no se adapta al mercado. Hace lo que le gusta sin hacer lo que "el mercado" espera de su persona.



Hace unas semanas me topé con este cantante y su canción. Al segundo 3 cambié de vídeo. Pensé: "qué cursilada, ¿todavía existen copias de James Blunt?" (hubo una época en la que me gustó alguna canción suya pero ahora no le soporto)

Hoy me he vuelto a topar con este cantante y me he parado a escucharle y a escuchar la letra de su canción. Y me gustó porque creo que tiene razón. Al darle al segundo vídeo sugerido escuché una entrevista en la que explicaba un poco de su historia. Y me he dado cuenta de todo lo que acabo de contarte. Que nos engañan o nos engañamos cuando vemos que no se puede vivir de lo que a uno le gusta. Cuando realmente el que hace bien algo es aquel que siente pasión por eso que hace. 

Las navidades pasadas en una conversación de familia mi abuelo dijo una frase que acto seguido apunté en mi libreta:"Nunca hice lo que quise pero siempre quise lo que hice." EL ABUELO RAMÓN.

Tengo un abuelo increíble. Aquel que aprendió inglés por la radio sintonizando cadenas inglesas. Un abuelo que a los 19 años se embarcó sin conocer a nadie de la tripulación y con personas que no hablaban su idioma. Un abuelo que ha conocido mundo y conducido por carreteras de Japón y EEUU. Un apasionado por todo lo que sea aprender.  

Desde pequeña he tenido ganas de visitar Kenia y Australia. Y me he imaginado viviendo en alguno de los dos sitios. Al ver Españoles por el mundo en Kenia siempre me sale decir "Ay..si supiera que los propósitos aquí me iban a salir mal me iría a Kenia a crear algo allí. Y sería feliz." 

Me encantaría que la vida fuera como esos libros que tienen muchos posibles finales según las decisiones que vayas tomando. Aunque la vida en cierta medida es así, pero me gustaría poder tener el libro de la mía. Y cada vez elegir una elección distinta y volver atrás elegir otra opción y vivir diferentes finales, como me gustaba hacer de pequeña con estos libros. 

Hace unos meses mi madre me dijo algo que me dejó absorta: "yo ya estoy convencida de que te irás a vivir a Australia y te casarás con un australiano." Y me entró pánico/vértigo al ver que mi madre lo tenía muy asumido. Pero que si eso se hacía verdad era solo si yo tomaba el coraje de "dejar todo" e ir a las antípodas.

No sé si finalmente me iré a las antípodas o me quedaré cerca. Lo que sí sé es que intentaré ser feliz y hacer lo que me gusta sea donde sea.

Mi blog ya habla de personas que viven de lo que les gusta sin amoldase a lo que los demás quieren.

A partir de ahora trataré de buscar y traer más historias de personas que viven de lo que les gusta hacer.

Aquí un vídeo que encontré hace un año. Me gustó tanto, porque dice tantas verdades, que cogí a mi madre una tarde y le dije: "mamá es largo, pero tienes que verlo, que yo tengo ganas de re-escucharlo otra vez aunque ya lo haya hecho durante varias semanas." Y la senté conmigo obligadísima a verlo. 





Pots parecidos: ideas mías y otras tomadas de aquí y allá

3 may. 2013

Mi baúl

Hace unas semanas me di cuenta de que me encanta sentirme minúscula en un mundo grande. Por eso cada vez que camino sola entre una ciudad de edificios altos, entre una gran explanada o entre un gran paisaje me siento tan bien. Me gusta sentir que el mundo se me queda grande. Y resulta curioso porque eso tendría que darme inseguridad y en su lugar es lo que hace que me sienta segura. 

composición fotográfica. Una joven sentada mirando al infinito con las piernas cruzadas y un largo collar. Edificios altos y una cadena.


Algunos catalogan a mi generación como la más formada, egocéntrica y conectada de la historia. Y creo que no distancia mucho de la realidad. Aunque no soy partidaria de las definiciones generacionales. Creo que vivimos en una época de hedonismo y búsqueda de algo transcendental en cosas materiales que nos hace buscadores insatisfechos de algo que nos de momentos de intensidad constantes. Haciéndonos impacientes permanentes e inconformistas crónicos. Buscando aquello que nos han vendido como la eterna juventud.

Hay días en los que me recrearía en una canción y solo viviría escuchándola, dejando pasar las horas y dejándome llevar con su melodía. Hoy es uno de esos días y he decidido que tengo que luchar contra ello. 

Llevo unos meses que siento que estoy perdiendo mi esencia, soy menos capaz de pararme a pensar cómo me siento o qué siento. 

Las personas o los acontecimientos que vivo no me calan como antes. Viviendo superficialmente, dejándome llevar por lo que tengo que hacer en el día sin pensar si es lo que realmente quiero hacer ese día. Con ganas de hacer cosas pero delegándolas a "dentro de un año". Forzando momentos obligados para pararme a hacer eso que solía hacer a menudo, pensar, crear, pintar, escribir, dibujar, inventar, sin que nada de esto surja. 

Mi libreta de ideas lleva dos meses con 5 páginas en blanco.

Incluso ya no me preocupo si se me olvida meterla en el bolso, -"así pesa menos"- pienso. 


Composición fotográfica. Fotografía de una chica delante de un fondo de flores sobrepuesta en una imagen de mar pintada a óleo.

Mi cuarto está lleno de carpetas con recortes, libretas con ideas, cajas con materiales para decorar, todo sin utilizar. Recuerdos de lo que soy que hoy no encuentro forma de darle. Pero es curioso porque no estoy triste, no estoy mal, solo indiferente. Las cosas no me calan como antes o tal vez antes me calaban demasiado y ahora llevo chubasquero. Este es mi baúl. Ahora toca ordenarlo. 

Quizás siempre delegué cosas para el futuro por miedo a quedarme sin nada cuando este llegara sin darme cuenta de que el futuro nunca llega. 

Creyéndome ese dogma que no sé cuándo inventé, que dicta que cuando uno crece se olvida de quién fue y quién es. 

Quedándome un presente de delegaciones para un mañana que no tiene fecha. Quizás deba ponerle horas al tiempo. Darme cuenta que soñar también es actuar. Y aprender que no siempre hay porqué ser 100% imaginativa. Y que no es malo que no todo sea una explosión de emociones. 

Detalle de una parada en medio de un viaje en coche.

Este es un post que publico aunque no siento la necesidad de ello, creo que nunca me había pasado antes. Pero lo hago por si alguien que conozco lo lee que no se tome muy a pecho si ve que estoy más racional de la cuenta. 

Composición fotográfica. Una chica entre edificios descoordinados mira hacia sus pies. Lleva un calcetín rosa en su pie derecho y otro azul en el izquierdo.

De algunas de estas cosas me llevo percatando desde hace unos meses y la jugada remató unos días atrás en una conversación sin zapatos en una discoteca granadina. 

(Esto junto a otra posterior conversación al día siguiente de sobremesa. Hablando sobre planes de futuro y la pregunta-afirmación que me hicieron: "¿por qué no te dedicas a ser artista?". -Dicha como si ser artista fuera lo más normal del mundo- y mi respuesta: "siendo artista no se come."
Me asombra cómo mi racionalidad nunca existente apareció en ese momento.)

Tal vez no esté perdiendo mi esencia sino dando un tiempo a mi cabeza que ya está un poco harta de profundizar, que ahora se da cuenta de que toca ordenar; porque el caos es donde me siento segura pero no es el lugar que más me conviene. 

"Estamos en una era de conflictos con el pasado, época de mutación y cambio continuo, la era del ‘contrato con lo temporal’ y esta influencia cultural crea el afán de que queramos que todo lo que comunicamos esté dotado del concepto de novedad. Cuando esto no siempre es o tiene porqué ser así."


Composición fotográfica. Fotografía de una chica sonriendo sobre un fondo de flores y con imágenes de campo en los bordes.