20 oct. 2012

Ride




I was in the winter of my life — and the men I met along the road were my only summer. At night I fell asleep with visions of myself dancing and laughing and crying with them. Three years down the line of being on an endless world tour and my memories of them were the only things that sustained me, and my only real happy times. 

I was a singer, not a very popular one, who once had dreams of becoming a beautiful poet — but upon an unfortunate series of events, saw those dreams dashed and divided like a million stars in the night sky that I wished on over and over again — sparkling and broken. But I didn’t really mind because I knew that it takes getting everything you ever wanted and then losing it to know what true freedom is.

When the people I used to know found out what I had been doing, how I had been living — they asked me why. But there’s no use in talking to people who have a home, they have no idea what it’s like to seek safety in other people, for home to be wherever you lie your head.

I was always an unusual girl, my mother told me I had a chameleon soul. No moral compass pointing due north, no fixed personality. Just an inner indecisiveness that was as wide and as wavering as the ocean. And if I said that I didn’t plan for it to turn out this way, I’d be lying — because I was born to be the other woman. I belonged to no one — who belonged to everyone, who had nothing — who wanted everything with a fire for every experience and an obsession for freedom that terrified me to the point that I couldn’t even talk about — and pushed me to a nomadic point of madness that both dazzled and dizzied me.

Every night I used to pray that I’d find my people — and finally I did — on the open road. We had nothing to lose, nothing to gain, nothing we desired anymore — except to make our lives a work of art.

Live fast. Die Young. Be Wild. And Have Fun.

I believe in the country America used to be. I believe in the person I want to become.

I believe in the freedom of the open road. And my motto is the same as ever —
I believe in the kindness of strangers. And when I’m at war with myself — I ride. I just ride.

Who are you? Are you in touch with all of your darkest fantasies?
Have you created a life for yourself where you’re free to experience them?
I have.

I am fucking crazy. But I am free.

9 oct. 2012

La pureza de líneas

Tras diecisiete días conviviendo con arquitectos y estudiantes de arquitectura noto que he adquirido una sensibilidad de la que antes carecía. El gusto por las líneas rectas y lo geometricamente limpio. Día a día escuchaba atentamente los términos más arquitectónicos nunca escuchados por mi oído. Me sentía como una niña que tenía un gran mundo por descubrir, era como una extraña extraterrestre pues muchas veces desconocía la materia de la que estaban hablando. Intenté ser como una esponja y me fue fácil, pues cuando descubrían que yo era la única que no aspiraba a arquitecta me explicaban con naturalidad, y detalladamente, pero sin aparente esfuerzo, aquello que preguntaba o desconocía. Me sentí completamente con esa ilusión de cuando somos niños, de sentir que acababa de descubrir algo que antes no había existido para mí y estaba rodeada de gente que sabía mucho más que yo al respecto.

No es común encontrarte con gente que tenga depurada la sensibilidad, o por lo menos que lo externalice de manera evidente. Me fascinaba la manera en la que se fijaban en cada detalle. Un día íbamos caminando por una calle en cuesta entre bares de Madrid, y el comentario que surgió no fue otro que: "¿os habéis fijado en las patas de la mesa y las sillas?" 
Yo no lo había hecho, pero al reparar en el detalle descubrí lo curioso del asunto. Estaban cortas en diagonal para que no cojearan con la pendiente del suelo.

















"Mañana tengo proyectos" era la frase que más se escuchaba los domingos por la tarde. 

Si tú también eres estudiante de arquitectura, suerte con proyectos y con el resto de asignaturas. Y mucha más suerte con la vida en general y con los proyectos que quieras llevar acabo en ella.

(Fotos: masquemoda y desastrosilla )

3 oct. 2012


Este es el comienzo de un proyecto que siempre estuvo en mente.

A principios de 2012 decidí que iba a empezar a hacer realidad el sueño que siempre tuve de pequeña: tener una tienda de complementos y decoración. Y desde ese momento fui apuntando todas las ideas en mi libreta y reconstruyendo ese proyecto que siempre ocupó un lugar de mi cerebro. Como muchas niñas de mi edad, una de las cosas que más me gustaban a los seis años era jugar a las tiendas. Teclear muy rápido en la caja registradora o en el teclado del ordenador, atender a los clientes y hacer llamadas de teléfono. Fui creciendo y mis sueños de qué quería ser de mayor fueron cambiando, pero no había verano en el que no soñara con tener mi propia tienda de verdad. Recuerdo que hacía carteles “atrae clientes” y los colocaba en la puerta del jardín de la casa de mi abuela, a la espera de que alguien se animara a venir.

Tras mucho darle la tabarra a mis padres, a los ocho años atendí a mis primeros clientes de verdad. Todos los domingos en la plaza del ayuntamiento algunos de los del pueblo organizaban una especie de “rastro” (mercadillo en el que se vendían desde muebles, libros y piezas de decoración antiguas hasta artículos de artesanía). Una amiga de mi tía ponía un stand así que lo compartió conmigo para que expusiera mis artilugios hechos a mano. Y la cosa no me fue del todo mal, hasta mis padres quedaron impresionados (algo por lo que recuerdo que quedé muy enorgullecida) pero también hay que contar que jugaba con ventaja, pues una niña de 8 años vendiendo sus collares, pendientes, pulsera, libretas y joyeros hechos a mano en un puesto llama más la atención que un adulto.

Pasaron los años y mi idea seguía en mente. Como ya os he contado en anteriores posts siempre me he imaginado de mayor teniendo un taller para hacer de las mías. Disfruto creando, pintando, haciendo abalorios y decorando; y cuando no tengo tiempo para ello siento que me falta algo, que lo necesito.

Tal vez tú que estás leyendo esto me conozcas del cole y ya sabrás de lo que te estoy hablando. O tal vez me conociste un día en el que llevaba uno de mis collares y pasé a ser en las conversaciones “aaah aquella chica que llevaba un collar de chapas ¿no?”. O tal vez no conozcas este aspecto y si este es tu caso será mucho mejor pues espero sorprenderte con este proyecto que está saliendo a la luz.

Los collares siempre han sido una de mis pasiones, y muchas personas me han insistido en porqué no los vendía. Pero con catorce años puse esta idea en marcha y no salí del todo contenta. La cantidad de encargos hicieron que mi hobby se convirtiera en una obligación y tras esto me tiré un año sin querer oír nada relacionado con el “crafting” (como ahora lo llaman). Todo ello me ponía de mal humor irremediablemente. Ahora empiezo este proyecto con idea de que sea un hobby (pues obligaciones ya tenemos demasiadas en esta vida) un hobby del que estaría encantada de que formarais parte.

desastrosilla es como me llamaba mi padre de pequeña y pretendo que sea un emblema NO APTO PARA LÓGICOS.     desastrosilla es tráfico y naturaleza; estampados complejos y minimalismo; caos y tranquilidad; tradición y modernidad.     En el universo desastrosilla no-hay lugar para la lógica.   Son aquellos complementos que desentonan que dejan al de enfrente con la cabeza ladeada preguntándose si está bien o si es o no del todo correcto, es el punto discordante de la i, el caos en medio del orden y el orden en medio del caos.

desastrosilla es el NO a los convencionalismos establecidos como universalmente lógicos. Los principios son necesarios siempre que sean por convencimiento propio. No congeniamos con autoritarios que imponen sus esquemas. Pero nos encantan las personas con ideas propias y bien claras, que son capaces de defenderlas sin, por ello, considerarlas únicas.

Si cumple los requisitos,
                                       * BIENVENIDO/A    AL   CLUB *

A través de  Facebook y Twitter os enteraréis de todas las novedades y los artículos compartidos que más compaginan con este estilo. Espero que os guste y me deis vuestra opinión, pues esta idea tiene como base estar constantemente en construcción.


 ¡HASTA PRONTO!