28 oct. 2010

¿Por fuera? ¡Y POR DENTRO!

"El imperante culto a la belleza externa y la obsesión por la perfección han provocado que, a menudo, las apariencias se valoren más que el alma de la realidad misma. Poco a poco, sin embargo, la devoción por la esencia natural va recuperando terreno. Y es que maquillar la vida puede hacerla mucho más bella (sin duda) pero, tarde o temprano, se desnuda y se muestra tal cual es, con sus luces y sus sombras."

Tendemos a lo natural, como a mi me gusta. A estar espléndidas y espléndidos pero eso sí, lo más cómodos que imaginemos. Ya quedó anticuado el dicho de " para presumir hay que sufrir". Tendemos a mostrar nuestra mejor cara pero arraigados en lo más esencial, que es ser y mostrarnos como somos o queremos llegar a ser alguna vez. Ya no hay porque pasar frío. El pelo, las trencas, las gabardinas hasta los pies, las cazadoras de cuero y las chaquetas de borregito invaden nuestros armarios. Y venga a añadir más complementos que nos protegan del invierno: gorros, bufandas, guantes de colores, de lana o de cuero, botas hasta la rodilla, o bajitas de piel vuelta y que abrigen bien por dentro. ¡Si es que ahora hasta los bolsos son de pelo!

(Otro antiguo tesorito)

Y cada uno va adoptando a su estilo lo que más le gusta. Le va aportando su toque de personalidad. Cada vez veo que más gente decide combinar a su modo la moda. Y pienso que esa es la clave mostrar al mundo aquello que llevamos dentro. Porque cada vez más vemos que se llevan cosas muy dispares. Las minifaldas, las faldas que caen hasta llegar a los pies, las de tubo por encima de la rodilla. Los leggins siguen arrasando, pero coexisten con los campana de talle alto, los rectos que acaban en el tobillo son lo más. Y si te atreves puedes ir perfecta con ese minipantalon de verano y unos leotardos debajo.

Y es que como me dijo hace tiempo una buena amiga: " la uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida"

¿Mi consejo?: Simplemente no temas expresar al mundo esa personalidad que solo tú llevas dentro. Y ahora solo te digo que... just stay with me...

27 oct. 2010

The drifter, El vagabundo...

¡YA LA HE VISTO! Y... ¡me ha encantado!
Aquí te dejo algunas de sus reflexiones:

"One day I decided to paddle alone between these two islands, and half way across I found myself too tired to continue. I stopped paddling and just sat there. [pause] I've never felt so insignificant in my whole life."

"Some times when you're most alone, you're not alone at all..."

"... in the midle of no way"

"you are right?"

"I don't really know what to call home anymore. If I had to pick a place I guess it'd be the ocean. It's where I feel the most comfortable and I can just be myself."

And his classic mobile phone message:"Hey this is Rob's phone. I don't know where I am right now. In fact no body does. Don't worry about it."

Ahora te recomiendo que la veas, disfrutarás con sus paisajes, el mar y sus inmesas olas. Escuchar, sentir, observar, pararte a pensar y mirar más allá. Y podrás oir muchas más reflexiones que, aunque me han cautivado más que las que aqui te dejé, he preferido no desvelarlas y que las descubras por ti mismo. Te confieso que a mi me consiguió robar alguna que otra lagrimilla...

25 oct. 2010

GOT A DREAM?...

Hay algo dentro de mi que hace que me guste reflexionar, sentarme a escuchar y a sentir el sonido, el color, el aire y la belleza de un paisaje. Y ver que me transmite todo eso... Hay algo dentro de mi que hace que se me ocurran ideas que en un principio pueden parecer una locura... Hay algo dentro de mi que me hace pensar a lo grande... Siempre he dicho que no me quiero morir sin haber aprendido a hacer surf. Tiene que ser magnífico ese sentimiento de superación, después de muchos intentos fallidos conseguir al fin navegar sobre una ola.

Hace tiempo encontré una frase de Rob Machado que me encantó y que fue con la que empecé mi blog. Pero en ese momento no sabía quien era el creador de esa frase, de ese sentimiento que yo también compartía con el autor de la misma. Entonces me dio por averiguar de donde procedía aquella frase con la que tanto me identificaba y descubrí que era una parte de la película "The drifter" ("El vagabundo" en castellano).

Ahora se ha convertido en la siguiente película que quiero ver. Y creo que saldré muy contenta porque con tan solo dos palabras: "soul surfing" trata de explicar lo que se siente en un viaje en el que no hay más propósito que encontrarse a uno mismo con las olas y el surf como hilo conductor. Un viaje en soledad por las islas de Indonesia. Parar, pensar, sentir y seguir viviendo: las claves para que una película me guste y me cale dentro. Un viaje en solitario que todos deberíamos hacer alguna vez.

Porque: "No hace falta esperar a tener el estilo de Rob Machado, ni a un equipo de producción filmando nuestros pasos, y ni mucho menos a tener el pelucón que se gasta el amigo. Simplemente encontrar el momento, sin importar lo lejos que vayamos, sino lo profundo que lleguemos en nuestra persona".
.
Y ahora te dejo su frase...

"We dream of the perfect wave, the perfect job, the perfect house, and when we get there, we dream of something else"
¡Que tengas un buen día!

23 oct. 2010

Historias


Me encantan las historias de las personas anónimas. Aquellas que no salen en la televisión, las revistas o los periódicos. Pero aquellas que tienen una vida grandiosa en su anonimato. Me parece increible que cada persona guarda en sí su propia historia personal. Cada una diferente e irrepetible. Como la tuya y la mia, otra historia más.

17 oct. 2010

Hoy te hablaré de...

Creo que ya dije una vez que me encantaba Jason Mraz. Y si es así, lo vuelvo a repetir. ¡ADORO SU ESTILO! Tiene una forma de ver las cosas muy parecida a la mía, la cual refleja en sus canciones de forma extraordinaria. Quiere mostrar al mundo una visión positiva de la vida, la belleza de las cosas, dar a entender que todo es más simple de lo que a veces creemos, que las complicaciones están solo en nuestra mente. Sus canciones no solamente tienen bonitas letras (e incluso a veces enrevesadas como un travalenguas como el caso de la canción "Worldplay"), sino que juega con los sonidos. Su guitarra y un "turu, turu" o un "uummh..." sirven para complementar aquel sentimiento que trata de transmitir con su letra.

Aquí te dejo algunos de los videos que grabó en París.
¡ESPERO QUE TE GUSTEN!







15 oct. 2010

El armario de mi abuela

Ésta clásica gabardina que antes pertenecía al armario de mi abuela ahora se ha convertido en un gran tesoro del mio.

Le doy un toque más femenino al vestido de mi abuela ajustandolo en la cintura. Y la pamela en la cabeza puesta al revés da un punto original al conjunto.

El jersey y la bufanda son de mi abuela. La cazadora de mi padre. Y la falda y los tacones de mi armario.

Conjunto de chaqueta y falda de mi abuela. Los tacones los recaté del zapatero que había en la buhardilla (ellos esconden una bonita historia) eran de mi madre.



La falda es una colcha de ganchillo que le hizo mi abuela a mi padre cuando era pequeño. Yo la uso indiferentemente de chal o de falda ajustada con un cinturón a la cintura.

Blusa con motivos animales de mi abuela. ¿Yo? ¡la uso de vestido!
Pronto publicaré más modelos rescatados del maravilloso armario de mi abuela, pues cuando hice las fotos era agosto y no tenía a mano ni leotardos ni calcetines.
Espero que te haya gustado. Y ahora...
¡¡Que pases un buen día!!

El armario de mi abuela

Dicen que la moda siempre vuelve ¿no?. Y yo creo que sí que es así, pero que no vuelve por entero. Rescatamos aquello que nos gustó del pasado y lo mezclamos con detalles del presente.

Yo he tenido la suerte de poder conversar con una gran persona que sabía y sabe mucho de patrones, que conocía como hacer maravillas con una aguja y un hilo. Una de esas persona que posee esa elegancia que poseían nuestros antepasados.

Y esa persona es mi abuela Felisa. Aquella que me contaba, y que deseo que siga muchos más años contandome, como era la vida en su época. Aquella a la que quiero con locura y que pronto cumplirá sus 90 primaveras. Siempre me han dicho que mis ganas de innovar y poner mis ideas creativas en práctica me vienen, en parte, porque he salido a ella. Y la verdad es que me siento orgullosa de esa herencia que ella me dejó.

Gracias a las anécdotas que me cuenta voy conociendo un poco más de como era la moda en España en sus principios. Cuando las tiendas de ropa todavía no exixtían y en su lugar había modistas que te confeccionaban el traje que tu les pedias. ¡Eso si que era ropa de calidad!, patrones hechos a mano, elaborados uno a uno de la forma más tradicional. Y lo que más me entusiasma de ello es lo bien que vestía la gente de aquella época. Mi abuelilla cuenta que en su infancia había gente que solo tenía dos trajes y dos pares de zapatos. Uno para entre semana y otro para los domingos. E incluso había quien no se lo podía permitir y usaba el mismo para toda la semana. Pero aún así, si observas aquellas fotos en blanco y negro que el fotografo del lugar capturó en aquel pasado tiempo, puedes ver lo bien que iban vestidos en la época. La gente era humilde pero vestía lo que tenía con una elegancia única. Y cada una de las prendas que se llevaban eran de una calidad inimaginada.

Y ahora volvemos al presente. Al tiempo en el que compramos la ropa ya confeccionada en la tienda. Y nos damos cuenta que hay cosas que se vuelven a llevar, que combinándolas con algo actual son lo último en moda. Los bolsos de croché, las blusas con estampados florales, los vestidos con volumen y también los de tipo corsé, las cazadoras y las mochilas de cuero, los clásicos mocasines, los abrigos de pelo, las trencas, las gabardinas hasta los pies... y un largo etc, etc...

A mi siempre me ha gustado rebuscar en los armarios y rescatar esos pequeños tesoritos que antes se llevaron, cuando era lo más cool del momento. Y una vez encontrados combinarlos a mi estilo. Aportándole una nueva historia a esa prenda, una historia que continúa la que tubo hace unos años. Y como tengo por costumbre, este agosto me encaminé a la busqueda de prendas pasadas de moda en el armario de mi abuela. Y se me ocurrió hacer unas cuantas fotos y contar este hobby que tanto adoro. Y ya de paso presentarte a mi abuelilla que se merece esto y muchísimo más.


Porque como dijo Coco Chanel: "LA ELEGANCIA ES ETERNA MIENTRAS LA MODA ES PASAJERA"


Uno de los rincones de su armario










13 oct. 2010

La belle époque...

Aquí te dejo este reportaje de Vogue que hace tiempo encontré en la cesta de las revistas que habitan en mi casa. ♥ ¡Que lo disfrutes! ♥












¿Y si llueve? ¡¡CANTAMOS BAJO LA LLUVIA!!


¿Que tiene en comín un soldado de la I Guerra Mundial con Kate Moss? Las Wellington en sus pies. Kate Moss las puso de moda hace un par de años en el festival de la música de Glastonbury. También las vimos en Sr y Sra Smith. Y desde aquel momento se instalaron en la ciudad como un autentico estilo de vida. Pero por increíble que parezca se inventaron a finales del siglo XIX, gracias al instinto de un empresario americano.

La historia empiezó cuando Mr Henry Lee Norris descubrió que en Inglaterra existía un sistema para procesar la goma natural y decidió patentarla en Escocia con el fin de hacer calzado.
En 1856 llega a Escocia con el objetivo de instalar una fábrica de botas, North British Rubber Company, que más tarde pasaría a llamarse Hunter Boot Ltd. En sus inicios el equipo de trabajo constaba de cuatro personas que en 1875 creció hasta 600 trabajadores. Durante la I y la II Guerra Mundial, Hunter atendió a multitud de encargos para el suministro del ejército británico. Así sus botas empezaron a formar parte del uniforme en las trincheras. ¡En 1918 ya se había fabricado 1.185.036 pares!
A principios del siglo XIX el duque de Wellington encargó a su zapatero Hobb’s unas botas de piel, cuyo diseño fue tomado del modelo que llevaba la caballería alemana. En 1955 nace la bota Hunter o welly (más conocida como la Green wellington) primera bota ortopédica. A partir de esta fecha las botas Wellington empezaban a ganar aficionados entre las familias terratenientes de Inglaterra. Con los años, las botas, que ya se conocían cariñosamente como wellies, empezaban a fabricarse de goma de color verde, por sus cualidades impermeables, su camuflaje y su cada vez más extendido uso en las cacerías.
En 1977 Hunter recibe la distinción real del Duque de Edimburgo y nueve años tarde, el de la Reina de Inglaterra. En la actualidad las podemos encontrar de todos los colores, diseños y estampados.
Aqui te dejo un bonito video que encontre. ¡Que lo disfrutes!

8 oct. 2010

Paris Fashion Week







(Collages propios con fotos de Vogue.es)