23 mar. 2016

Yellowberry: sujetadores para niñas que empiezan a convertirse en adultas.

Qué alegría, qué antiguo, y qué bonito que lo sea, se me hace volver a abrir blogger y ponerme a escribir aquí. Me parece muy retro y me recuerda a cuando no lo era.

Hoy vuelvo a escribir aquí porque acabo de descubrir una marca que quiero que sea contada. Que quede aquí guardada, para mí, para el futuro. Y que si alguno de los que me seguíais en este blog volvéis a él podáis leer.

Os quiero hablar sobre Yellowberry
Se trata de una firma de sujetadores para niñas de 11 a 15 años. La idea se le ocurrió a Megan Grasell tras una fallida tarde de compras con su hermana de 13 años buscando un sujetador adecuado para ella: 

«Dimos vueltas por todas partes y me quedé horrorizada al ver que sólo había de dos tipos, o bien versiones más pequeñas de los que llevan las mujeres adultas, totalmente sexualizados, con push ups o los típicos sostenes deportivos de un solo color y feos. Me propuse crear yo misma una línea con piezas que fueran adecuadas para una niña, coloristas y divertidas».
En el vídeo cuenta un poco su historia y cómo desarrolló la idea.




Me ha gustado especialmente por el hecho de que fue capaz de darse cuenta de una necesidad de mercado que no estaba cubierta, y que seguramente muchas mujeres y niñas hemos vivido pero no hemos sido sensibles hacia ello, y lanzarse a cubrirla. 

No recuerdo con qué edad empecé a llevar sujetador, pero sí que recuerdo que fue como una especie de moda-social del entorno. Recuerdo que mis amigas (con el cuerpo más desarrollado que yo) empezaron a llevarlo. Y que en los vestuarios donde nos cambiábamos para ponernos el uniforme de gimnasia en el colegio se empezaron a escuchar comentarios de "ay, qué sujetador más mono". Y entonces yo le dije a mi madre que teníamos que ir a comprar un sujetador. 

Mis primeros sujetadores, como los de muchas fueron como los básicos que vende esta marca. 

Porque como Megan dice, solo había dos tipos: los deportivos de un solo color o los de mujer en mini, que no era plan ni tampoco había mucho que sujetar en ese momento. 

La idea de crear una marca que cree diseños bonitos sin ser infantiles para las chicas de esta edad me parece muy buena. Lo que me parece es un poco cara para un uso generalizado de la misma. Pero entiendo que al principio para tener ganancias y con una producción no a gran escala, 28-29€ es algo normal.

Si quieres leer algo más acerca de la marca tenéis este articulo y este otro. Aunque si buscáis información en Google encontraréis mucho más. 




Aquí podéis ver algunos de sus diseños:



De los que he visto este es mi preferido:


Algo que me gusta mucho de la marca y que refuerza la filosofía que quiere instaurar es que todas las fotos de las chicas son de espaldas. Según Megan, lo que quieren transmitir es que lo importante es cómo se siente la persona que lo lleva puesto, no cómo las ve un espectador externo. Y también reflexiona sobre cuál y cómo es el momento en el que se sienten cómodas las niñas a esa edad estando en ropa interior. Seguramente de espaldas estarían más cómodas que frente a la cámara.

Y, añadiendo mi opinión, creo que también es bueno que las chicas salgan de espaldas porque así no se instaura un estilo de "cómo deberías ser/parecer con un sujetador". Porque aunque todas las chicas que aparecen están delgadas, el hecho de que se muestren de espaldas muestra que quien lleva esta marca puede ser cualquiera. Muestra que cada una es distinta y queda para ellas cómo cada una siente que debe ser. 


5 mar. 2015

Una publicista en Suiza

Aquí lo dicho, espero que disfrutéis conmigo del viaje: https://unapublicistaensuiza.wordpress.com/

2 mar. 2015

Vuelvo pero no me había ido

Hola hola.

Sé que tengo un poco abandonado el blog. También sé que varios me pedisteis que narrara mis historias en Suiza. Que me lo dijisteis varias veces antes de irme y una vez que llegué aquí. Y yo os contesté a todos con un "ya veré". 

Pues aquí vuelvo. No sé si para contar mis historias en Suiza o para "lo que surja", que ahora está muy "in" esta frase. 

Lo cierto es que tengo ganas de volver a escribir. Y aunque no me apetece escribir un diario de mi día a día aquí, sí que haré algo. 


Hace un poquito iba a publicar sobre algunas tradiciones Suizas que he descubierto. Me apetecía por dar un poco de vidilla a esto y volver a escribir. Pero tampoco mucho. Así que he remoloneado, porque total "tenía Skype con Julia en veinte minutos". 

Julia y yo nos conocimos en la universidad y nos hicimos amigas. Y ahora ella vive en Sevilla y yo en Zürich. Hoy es su cumple, Julia es una supercumpleañera porque siempre que es el cumple de alguien prepara miles de cosas. Y una cosa que a las dos nos encantaría como regalo de cumple o no cumple sería vivir juntas. En un piso con otras dos amigas de la universidad también. Aunque yo pienso, y no cesaré en pesar, que a mi es a la que le hace más ilusión de las cuatro. De hecho cuando nos despedimos les hice firmar en mi libreta que si nos mudábamos a Madrid viviríamos juntas. Y después añadimos que a cualquier ciudad como apéndice de la clausula. Y que esa hoja la encuadraríamos y la colgaríamos en la pared de nuestro piso.

Pero bueno, más allá de eso. Hoy en nuestro Skype, Julia ha sacado el tema del blog también: "Yo te veo como una Moderna de pueblo, ¿tu no? ¿Porqué no haces un blog en plan "una publicista en Suiza". Creo que sería una idea genial".

Y lo curioso es que la idea no me ha parecido para ponerle pegas. Y esto no pasa siempre cuando una estrategia habla con una creatividad. (Esto lo entenderéis los que sabéis de publicidad). Y claro, debido al interés que varios habéis puesto en que sería estupendo si relatara cosas de aquí en un blog. Y debido a que también la estrategia del grupo lo ve claro. Pues he dicho "¿porqué no?". 

Así que tendréis noticias pronto de esta publicista en Suiza.

24 ene. 2015

Made in Camboya

Hace un par de días leí esta noticia: Madan a bloggeras fashion a Camboya y esto es lo que pasa. Tras esto decidí buscar cómo eran los posts de las bloggers tras esta experiencia y en mi búsqueda encontré este artículo


SWEATSHOP es un reality-documental en el que tres jóvenes noruegos apasionados por la ropa viven durante unos días la realidad de los trabajadores textiles del país. (La más joven de los participantes, Anniken Jørgensen, es una blogger famosa en Noruega, pero el resto de ellos no son bloggers.)



Merece la pena verlo, consta de cinco capítulos los cuales duran entre 9 y 12 minutos cada uno. Desde mi punto de vista está hecho de forma objetiva, sin tratar de ser un show melancólico/dramático. Realidad objetiva.

Creo que todos deberíamos ser conscientes de esta situación, porque aun sin serlo somos partícipes de ella. Quizás sigamos comprando ropa hecha en Camboya (y en el resto de países cuyas situaciones no deben ser muy distintas). Pero no está mal que cada vez que nos pongamos el jersey pensemos en aquella persona que cortó y cosió sus costuras.

Tengo que confesar que con el último capítulo se me cayó más de una lágrima.

"Todo cambia cuando eres tú el que sale en la etiqueta de Made in Camboya."

Aquí os dejo el trailer y aquí podéis ver los capítulos con subtítulos en español.